Volar

“Volar”                                                      por Esteban Vicente del Campo

Tengo que volar

he de elevar mis soplidos

a las nubes

del olvido

Porque soy así

de egoísta con mi pasado

porque antes jamás

creí ser mejor

Tengo que volar

quiero arrebatar

quiero robar las insulsas liras

de los músicos amansados

de los farsantes y por eso

Quiero volar…

Sin pensar en partituras mías

la mayoría de ellas, perdidas

He de volar

para ser como los demás

para dejar en tierra firme

aquello que no se atrevieron

los demás…

Sí, he de volar

para comprender

para ser uno más

con esperanzas y sueños

que jamás se cumplirán

Para ser un niño eterno

que jamás tendrá niño

para ser ese escaparate

de cristal irrompible

que un día quiso volar

y los pies le fueron demasiado

demasiado pesados…

¡Tengo que volar!

¡He de volar!

como hacen los demás

como hacen todos

 

E.V.C.

 

Seres inanimados (Cuento corto) (R)2006

    Seres inanimados


                                por  Esteban Vicente del Campo  (aka NONTIE)


Ésta es la historia de una silla y una mesa. Ambas tenían idéntico número de patas, una
era esbelta y delgada, de una plaza, color negro mate y confortable. La otra era firme, de
maderas nobles, fuerte y pesada, media altura, no muy baja y cuadrada.
Trabajaban de sol a luna, de luz natural a noche de penumbra. Los martes eran festivos,
los sábados noche, eternos, su amo, un tal Alberto.
La silla era feliz, casi siempre en movimiento, cambiando y cambiando de clientes. La
mesa, feliz también pero a su manera, paciente, con vasos y platos derramados, algún
que otro puñetazo y más de un arañazo, además siempre estaba el gracioso manitas que
la calzaba para que guardara firme el equilibrio. Con suerte y al acabar la jornada, la
silla quedaba boca abajo sobre la mesa ya limpia, como besando…
Entre ellas, miles y miles de palabras, conversaciones ricas cargadas de anécdotas.
Bueno, la verdad es que a los cinco minutos la conversación se convertía en un
auténtico monólogo sobredimensionado por la silla. Ella, parlanchina, soltaba toda su
verborrea al acabar el día. La mesa, paciente y resignada escuchaba hasta la saciedad a
su locuaz amiga; se conoce que al estar boca abajo, toda la sangre le iba a la cabeza y
¡venga!, a largar y largar…
La mesa, con voz plana y mesurada, le contaba a la silla saltarina que por la mañana
había visto a dos lesbianas cruzando en secreto sus manos por debajo de ella; la silla
interrumpía como de costumbre, dando mil y un detalles sobre el tipo de pantalones,
faldas, camisas, anillos y relojes que la habían acariciado. Incluso le explicaba a su
inseparable mesa toda clase de experiencias escatológicas que había vivido en la jornada
de trabajo, como la de un señor mayor que por la tarde no cesaba de moverse en ella,
con posturas raras y tos provocada para disimular el exceso de gases…
La mesa estaba harta, hartísima y no eran pocas las veces que deseaba algún mal menor
para que la inseparable silla dejara de ser inseparable y poder así librarse de ella.
Pasaron los meses y un siete de agosto a las once de la noche de un sábado…la silla
voló literalmente por los aires, fruto de una discusión fuerte entre dos clientes del bar.
La silla perdió una de sus patas y el dueño decidió no hacerle sufrir más. A las dos horas
acabó en un contenedor. La silla lloró y no paró de llorar. Rodeada de cartones y
estanterías rotas, gritaba de dolor y angustiada recordaba a su compañera, la mesa y
entre lágrima y lágrima, la echaba de menos, la añoraba…
Alberto, el propietario de bar, viendo que faltaban sillas para sustituir a la antigua,
decidió hacer un hueco en el bar y se llevó la mesa al almacén. Allí, entre cajas de
cervezas siguió la mesa, aliviada del ruido de seres humanos y de las imparables ristras
de palabras que le escupía su antigua compañera, la silla, al terminar las duras horas de
trabajo.
No se sabe muy bien qué día fue pero un día…la mesa acabó de segunda mano en un
local lleno de etiquetas, de ésos en donde la gente mira y pocas veces compra.
La mesa, a cambio de treinta y cinco euros, pasó a manos de un joven aparentemente
simpático. Como era pesada y fuerte, el joven decidió atravesarla con un taladro varias
veces, haciendo de ella una banqueta de pruebas, una mezcla de madera con partes de
hierro colado…
Desde entonces sólo escucha consejos de bricolaje en una pequeña televisión,
música de los Beatles y de vez en cuando un poco de Eagles.
Cada vez que oye la puerta y el ruido de cachivaches, sabe que su amo se ha vuelto a
aburrir, a discutir con su esposa o algo así…
Pero cuando escucha la manivela metálica aflojarse y apretarse, ya sabe el tipo
de sonido para sordos que le aguarda: el maldito set de bricolaje de su amo…
Entonces recuerda, llorando con nostalgia, el aluvión de palabras vacías de su
amiga, la silla… los tontos y locos chistes, las burradas sin sentido y las eternas
charlas sincopadas que como santa, santísima, se tragaba…
Desde luego, el taladro infernal de su amo nada tenía que ver con los
excesivos pero cariñosos murmullos de su antigua amiga,
la silla…

-FIN-

“ALPHY ” una historieta personal totalmente inventada,,,

                           “Alphy”                                             por Esteban Vicente del Campo
“”Todo está inventado, cualquier parecido con la realidad incluso de los personajes, es
por la magia que otorga a la locura””
Lo siento….bueno ¡qué coño! no lo siento para nada, mis mejores amigos o están
muertos y sin despedirse o me cogieron miedo cuando lidiaba como podía con mi
trastorno bipolar, ese regalito que Dios hace a l os Ateos convencidos como yo
excesivamente “emocionales” pero “inteligentes” a la vez ,
Voy a soltar un pequeño rollo, a los no-amigos facebockeros, mejor hacéis clic en
cualquier cosa y os marcháis.
Algunos/as os preguntaréis por qué explico informaciones privadas de tipo psiquiátrico
aquí en mi Muro Personal que por cierto es “Público” totalmente. Mis fotos y datos no
son falsos. Tengo 16 Dominios, 3 webs, 1 blogs, etc….pero se me ha ocurrido esta vez

que se va a quedar en los servers del Jefe de facebook y wordpress, ara la eternidad…
A lo que iba:
Llevo desde los 16/17 años fumando hasta los 45 que tengo y 1,5 paquetes.
Sólo tres días, arrestado por error y 68 horas en los Calabozos de les Corts por los hijos
de puta de los Mossos d’esquadra de Barcelona , en condiciones de 3er Mundo, sin
comer, sin café solo (yo soy intolerante a la lactosa) sin anteojos y sin mi medicación
aguanté como un campeón y me faltaba añadir…sin fumar, está prohibido.
Ése fue mi récord, 68 horas y relajado y sin dormir ni 30 min. (Los gritos de la peña
loca no te dejan ni cerrar lo ojos)
Pues resulta que ayer me provoqué a mí mismo una locura sana y quería compasartirla,
de esta manera será como una especie de Antabus…..Llevo 20 horas SIN beber y SIN fumar.
Mis dos grandes batallas, mis adicciones…digamos mejor, el tipo de receptores
neuronales que tengo y en contra de lo que dicen muchos bocazas cuentacuentos: Pues
son Para Siempre. Quien es o ha sido alcohólico, LO ES PARA SIEMPRE………………
………………………………………………………….
La última vez y con el OH, conseguí con ayuda médica, no psicológica 1 año y 2 meses
de 0% comprobado. Con el fumar, jamás he podido dejarlo más de 88 horas, con
parches, chicles y libros de mierda sobre lo fácil que es pero tienes que intentar que tu
karma se reinicie orando unas 99 líneas de palabras para idiotas, con perdón para los
idiotas discapacitados…
Lo del no fumar me acojona más que dejar el OH , supongo que es la exigua
experiencia.
Me gustaría ponerle ilusión a esta gesta que sólo depende de mí. Mis dudas tienen
calibre y carnaza para cualquiera de los comecocos que me ha tratado y ya sobrepasan
la treintena…
Me pregunto varias cosas: Cuando me ponga al piano, ¿ se me ocurrirán cosas, podré
componer?… Porque como ya sabéis, yo no toco música de otros Autores, yo soy Autor.
Por eso a veces digo que yo no sirvo para BBC (Bodas, Bautizos y Comuniones) ni para
Jam sessions de Blues o Jazz…

Hace 15 años Fui al Conservatorio un día y me echaron porque aparte
de tener 30 tacos y ser un autodidacta, resultó que estaba “viciado”….Las palabras
fueron: Tío, si ya compones bien, sabes arreglar los temas, dominas los sintetizadores y
ordenadores….y encima me dices que curras descargando camiones y no tienes ni pasta
para la matricula siquiera…
En fin, si lo consigo, y cambiando de tema, creo que físicamente y sexualmente
estaré mucho mejor y eso me lleva a mi estado de ermitaño sexual
desde hace un año y tres meses,…..vamos que una noche loca
sería de puta madre o a dos…si se tercia, a más ya ni me atrevo…

Me parece que entonces sí será visible una suerte de “aura” rodeando a mi cuerpo
energético, con mis chacras, con un magnetismo tal….que deberé tener cuidado con los
frigoríficos, que a ésos sí digo yo que los carga el Diablo…no vaya a ser que me quede
pegado con tanto magnetismo como un Imán islámico.
Ya lo más, lo definitivo sería que se me acercarán en la calle mujeres bellísimas y otras
no tan bellas…supongo que algunos gays y Bisex también, todos loc@s por mí
provocando unas colas interminables….pero sólo sabéis para qué?????
¿Un besito, un beso largo, un beso animal, que coja mi mano y me chupe los dedos…por
ejemplo………algo “REAL”? Pues no, nada de eso.

………..¡ Sólo para pedirme el WhatsApp !…….
P.D.: Respecto al anonimato en facebook, antes en los perfiles te podías hacerte la idea
más o menos del individuo/a. La foto de perfil ha llegado el punto que se ha vuelto otro
puto emoticono, joder ¿ nadie se siente guapo/a o qué?. El día de Nacimiento……las
mujeres en especial, divorciadas, 30/40/50 años….no lo ponen, ahora resulta que no
quieren que sus amigos despistados de facebook la feliciten por el cumpleaños….
Retornando al tema que quería explicar, a mi manera (My Way) se trata de que una
noche por sorpresa , ves o recuerdas un videoclip maravilloso de youtube y resulta que
lo capturas y se lo envías por messenger de face……
No te preocupes chavalote!……..si vas a Su Muro…empezarás a ver canastas, puntos,
cerezas, manzanas, bombas, billetes, pero dibujados, cofres sorpresa, etc. etc. etc. La
llamas por el móvil, para no ser una molestia en su maldito juego y le dices con esa
ilusión: AlphY (es su nic)
—¿Ya has visto el videoclip que te he mandado, fliparás de lo grande, es aquel tema
nuevo de depeche mode “Wrong”?
—¡ Hay qué guay nene….pero no lo he visto…estuve cinco horas ocupada con cosas del
trabajo, mañana por la tarde, lo veo seguro! ¿OK?. Bueno, depende porque quizás me he
de volver a llevar curro a casa, resulta que mi empresa está haciendo investigaciones
sobre antagonistas del alcohol, ya sabes los que se utilizan para rehabilitación de estos
adictos, Antabus, Distraneurine, etc. Pues, hemos fabricado uno que tomando una dosis,
sirve para 90 días.
—¡Ok, comprendido, pero con la de semanas que lo buscábamos, eso del videoclip y
enviártelo a tu casa sin pobres mensajeros que se juegan la vida por 2 € (de eso sé un
poquillo) directamente, tal cual,….para mí y sabiendo lo que nos ponía es tema….me dio
la sensación de que te estaba regalando un ramo de rosas REALES, ROJAS Y CON
ESPINAS…..
—Joder nene, estás loco…este rollo romántico, si querías hacerlo…haberlo hecho no
con el dichoso videoclip sino enviándomelas por medio de una Floristería 24 horas…
—Ya te comenté por el chat mi grave problema de coco y económico…te voy a decir
unas cosillas, a ver si eres capaz de racionalizarlas:
—Lo primero es que tu foto de perfil, no es tuya, es de otra señorita, además eres
soltera, sin niños y sin embargo en el álbum de fotos (el único público)aparecen decenas
de fotos de tus sobrinitas.
—Te he investigado y te pasas 5,6 horas seguidas con juegos del Facebook toda la
semana
—Sé lo tu empresa y resulta que la verdad es que el antagonista del alcohol “estrella” y
después de probado tres años en pacientes alcohólicos, simplemente no funciona. Los
efectos secundarios son muy serios: colapsan los riñones en 5 meses.
—Alphy, en primer lugar no te reprocho la cantidad de corazas y mentiras que dices a
los demás y lo más importante, a ti misma. Únicamente me rompe los cojones una
cosa, a saber:
Sabías de mi ruina económica en la empresa de juegos que creé, sabías que tenía
problemas graves de adicción al alcohol y buscaba el día perfecto para desintoxicarme,
como te dije….soy perro viejo y la decisión es de uno y nadie más.
—Alphy, no sabes cuánto me alegro de que estemos en casas separadas…pero insisto, si
me mientes hasta en Facebook , pasando completamente de lo que significa una red
social, diciéndome que tienes mucho curro de la empresa debido al fiasco de
medicamento…
—Concluyo Alphy, me parece a mí que siendo una buena psiquiatra investigadora,
encima en una gran farmacéutica, de las del IBEX35, no voy a decir el nombre –, ser un poco
cobarde en determinadas ocasiones te hace más fuerte–,  y en la que no estás de becaria,
sino en producción precisamente, resulta extraño que no te haya dado, aunque fuera por
curiosidad…,proponer un proyecto de investigación para sacar algún fármaco contra la mayor parte
de las ludopatías, adicción al juego. En el fondo la adicción al juego está muy estudiada
en Psicología pero no tanto en Psiquiatría…digamos farmacológica…
Así te curas tú de lo tuyo…… me curo yo de lo mío y vemos juntos el videoclip
tumbados en la arena de la playa………y Alphy…
no te preocupes, que para una rosa roja fresca con espinas

¡sí me llega el money!

FIN DE LA PARANOIA
E.V.C.  aka  Nontie

“50 Películas para despertar nuestra conciencia política” por Daniel Abreu

50 películas para despertar nuestra conciencia política

Blog de: admin⎮Marketing Político en la Red⎮Jueves abril 17, 2014

 

Por: Daniel Abreu

Hace algunos meses compartimos un listado de 25 películas que consideramos poseen la cualidad de iluminar el recurrente oscuro mundo de habitaciones cerradas de la política. El resultado fue una enriquecedora conversación con muchos lectores que nos ha hecho replantearnos la ausencia de obras clave, y nos ha permitido descubrir algunos tesoros escondidos.

Presentamos esta propuesta ampliada como un diálogo abierto y con el explícito ánimo de continuar expandiendo el listado hasta cubrir las verdaderas indispensables. Un mea culpa para reiniciar el debate: echamos de menos más películas asiáticas!

Ante todo, este tipo de arte comprometido y comprometedor es un llamado, más que a la contemplación, a la acción. Esperamos que la lucidez de estas obras se pueda traducir, al menos un poco, en acciones más cercanas al bien común que las que los siguientes films denuncian a viva voz y a toda cámara:

15 impactantes obras para abrir los ojos

chaplin1. El Gran Dictador – Charles Chaplin, Estados Unidos

Osadísimo proyecto artístico-político, al punto que el Presidente Roosevelt contactó a Chaplin para motivarlo por la oposición de la industria cinematográfica a su propuesta. La película logra un balance casi imposible: una sátira cómica de Hitler, al tiempo que una contundente denuncia pública sobre el Holocausto de los judíos, erigiéndose como el primer largometraje anti-Nazi de la historia. Chaplin, quien fuera la leyenda del cine mudo realiza uno de los discursos más memorables de la historia del cine, un manifiesto humanista en su máxima expresión.

2. Dr. Strangelove – Stanley Kubrick, Inglaterra

Obra de reflexión mordaz que vio la luz en el cenit de la paranoia sobre la posibilidad de una guerra nuclear. Kubrick realiza una genial sátira del absurdo de la lógica política de la Guerra Fría, logrando quizás la única película que nos hace reír ante la auténtica posibilidad del fin del mundo. Como si fuera poco, los múltiples roles de Peter Sellers han convertido su actuación en una de las más famosas jamás plasmadas en celuloide.

3. Z / La Confesión / Desaparecido – Costa-Gavras, Grecia-Francia-Estados Unidos

Costa-Gavras es sin lugar a dudas uno de los más importantes referentes de todos los tiempos del cine político, representando con maestría historias reales de represión sociopolítica. Sus obras mejor logradas incluyen el asesinato del líder demócrata griego Grigoris Lambrakis, el circo de juicio contra el político comunista checoslovaco Artur London, y la desaparición del periodista norteamericano Charles Horman. Propuestas de genuino coraje tomando en cuenta que fueron realizadas durante las dictaduras orquestadas por los mismos personajes a los que hace referencia en sus films.

4. Tierra en Trance – Glauber Rocha, Brasil

Una síntesis narrativa del circo político latinoamericano condensada en la historia del ficticio pero demasiado real país “El Dorado”. El caos de las luchas partidarias, el ciego fanatismo de las masas y la ambición corrupta por el poder son presentados de manera brillante por el ojo atrevido de Rocha, quien nos invita a examinar esta realidad desde la mirada de un idealista poeta y periodista. Una fiesta del Avant-garde y una invitación urgente a pensar, discutir e intentar transformar.

5. Ciudadano Kane / El Proceso – Orson Welles, Estados Unidos-Francia

Este legendariamente innovador filme toca en la llaga al imperio mediático de los Estados Unidos. “Ciudadano Kane” fue centro de una encarnizada lucha que intentó destruirlo aun antes de ser exhibido. La historia de este fallido intento de supresión artística ha sido en si misma inspiración de documentales como “La Batalla Sobre Ciudadano Kane” y el filme “RKO 281”. Menos conocida, su versión de “El Proceso” de Kafka es una penetrante meditación de los incomprensibles hilos del poder.

6. Memorias del Subdesarrollo – Tomás Gutiérrez Alea, Cuba

Una compleja y profunda reflexión de la transición política en Cuba bajo el manto de la revolución Castrista, experimentada desde la perspectiva de un intelectual burgués que intenta conectar con la nueva realidad sociopolítica de su pueblo y de su vida. Por su virtuosa e innovadora narrativa y puesta en escena es considerada por muchos críticos como la más importante película latinoamericana de todos los tiempos.

7. Un Día Muy Especial – Ettore Scola, Italia

El día especial transcurre durante la multitudinaria visita de Hitler a Mussolini en Roma, años antes de que iniciara la Gran Guerra. Quizás la película de reflexión política más intimista que se haya filmado, una desgarradora reflexión sobre la influencia de los sistemas totalitarios en los sentimientos más vitales humanos. También un lujo de actuaciones: Sophia Loren y Marcello Mastroianni, en la cúspide de su talento y carisma, demuestran porqué son una de las parejas más legendarias del cine.

8. Los Edukadores – Hans Weingarther, Alemania

B0008FHP6O.01.LZZZZZZZ Favorito en nuestra lista de filmes políticos contemporáneos. Puede ser visto como la excitante puesta en escena de los métodos iconoclastas de un grupo de jóvenes revolucionarios, y al mismo tiempo contemplarse como un punzante ensayo no fatalista sobre la derrota de los movimientos de izquierda más radicales ante las poderosas tentaciones del capitalismo.

9. Yawar Malku, La Sangre del Cóndor – Jorge Sanjinés, Bolivia

Un largometraje actuado en lengua materna por indígenas auténticos en donde se reflexiona sobre la marginalidad y la opresión a la que son sometidos los pueblos nativos. La película presenta una denuncia sin tapujos a los Cuerpos de Paz de Estados Unidos por esterilizar a mujeres indígenas. En la vida real al poco tiempo de la exhibición del filme, y en plena Guerra Fría, los Cuerpos de Paz fueron expulsados de Bolivia. Esto es cine político, revolucionario e independiente en su estado más puro y radical.

10. Xala – Ousmane Sembène, Senegal

Considerado el padre del cine africano, Sembène, un escritor que a los 40 años reconoce que la mayoría del pueblo de su país no puede leerle, decide hacerse director de cine. Con brillante ironía y humor el filme satiriza la corrupción política endémica posterior a la independencia de Senegal. Con efectiva simbología narra la tragicómica historia de un hombre poderoso que se descubre sexualmente impotente el día de su boda. “Xala” se convirtió en uno de los primeros filmes africanos en ganar reconocimiento internacional.

11. V de Venganza (V de Vendetta) – James McTeigue, Estados Unidos

Curiosa bestia de minotauro fílmico, mitad producción taquillera con hermosa y talentosa heroína, y la mitad más densa de obra incisiva, poderosamente subversiva. La máscara de V es ya el símbolo icónico de muchas protestas contemporáneas juveniles desde Egipto a Brasil. Si un filme político debe inspirar a la movilización colectica consciente, entonces este es uno de los más notables especímenes del género.

12. I… Como Ícaro – Henri Verneuil, Francia

Poco conocida obra maestra que desafía con asombrosa precisión y poder de análisis la teoría del francotirador solitario del asesinato de JFK, en este caso recreando el suceso en un país ficticio. Yves Montand encarna el procurador que se niega a firmar el informe de la comisión investigativa y se embarca en un peligroso proceso de pesquisa independiente. Un efectivo thriller político en una forma brutalmente provocadora e inquietante.

13. La Lengua de las Mariposas – José Luis Cuerda, España

20070418klplylliu_404_ies_sco1Con notable sutileza muestra el paulatino cambio en los corazones humanos que puede lograr el miedo ante la llegada de una dictadura, en este caso la victoria del general Franco en la Guerra Civil Española. Una profunda metáfora de la pérdida de la inocencia y la esperanza de todo un pueblo, cuando dejamos de ser capaces de tolerar la bondad.

14. Compañeros – Mario Monicelli, Italia

Mostrando humor, sensibilidad, ingenio y extraordinarias actuaciones bajo la guía de un impresionante Mastroniani, se expone la lucha de unos obreros para mejorar sus injustas condiciones de trabajo en una fábrica italiana. Película que debería ser un caso de estudio obligatorio para todos los aspirantes a reformar un sistema.

15. Lujuria, Peligro – Ang Lee, Taiwan

Famosa por sus generosas y controversiales escenas eróticas -logradas con magistral toque estético-, es en realidad una intensa y bien lograda obra de intriga, seducción y espionaje político al más alto nivel. Lee desempolva los fantasmas de la ocupación japonesa al territorio chino y los movimientos creativamente subversivos que ocurrieron.

Otras inspiradoras películas de conciencia política
  1. Good Bye Lenin! (Wolgang Becker, Alemania) – Un joven hace lo imposible para que su madre no sepa que su amada Alemania del Este ha desaparecido
  2. China Town (Roman Polanski, Estados Unidos) – Corrupción política y del sector privado para controlar el recurso agua
  3. Tropa de Elite 1 y 2 (José Padilha, Brasil) – Vinculación del sistema policial y de altas esferas de poder con las estructuras criminales
  4. Bienvenido, Mr. Chance (Hal Ashbi, Estados Unidos) – Brillante comedia que satiriza la capacidad de un hombre común de influenciar altas esferas de poder
  5. La Culpa es de Fidel (Julie Gavras, Francia) – Muestra desde los ojos de una niña las intimidades de su familia rica transformada en revolucionaria
  6. La Ola (Dennis Gansel, Alemania) – Reflexión sobre el potencial que tenemos todos de, bajo los estímulos precisos, asumir conductas fascistas y dictatoriales
  7. En el Nombre del Padre (Jim Sheridan, Irlanda) – Abuso extremo del sistema judicial que acusa a inocentes de un acto de terrorismo
  8. Zacco e Vanzetti (Giuliano Montaldo, Italia) – Famoso caso real de dos anarquistas italianos condenados injustamente a la silla eléctrica en Estados Unidos
  9. La Historia Oficial (Luis Puenzo, Argentina) – Los silentes efectos familiares de una dictadura militar
  10. 1984 (Michael Radford, Reino Unido) – Fiel adaptación del clásico de George Orwell que tristemente cada día parece tener más relevancia
  11. El Acorazado Potemkin (Sergei Eisenstein, Rusia) – Uno de los grandes clásicos del cine mudo y del cine abiertamente revolucionario
  12. La Ley de Herodes (Luis Estrada, México) – Tragicómica reflexión de la sociopatía de la corrupción latinoamericana
  13. La Chinoise (Jean-Luc Godard, Francia) – Un original ensayo sobre sobre el dogmatismo de algunas militancias izquierdistas
  14. Akira (Katsuhiro Ohtomo, Japón) – Animé de culto que presenta a un Neo-Tokio luego de la 3ra Guerra Mundial. Curiosa mezcla de ciencia ficción e intriga política
  15. Todos los Hombres del Presidente (Alan Pakula, Estados Unidos) – puesta en escena del escándalo Watergate
  16. La Noche de los Lápices (Héctor Olivera, Argentina) – La historia real sobre el trágico secuestro de la dictadura militar a un grupo de estudiantes adolescentes
  17. La Vida de los Otros (Florian Henckel, Alemania) – Control social bajo un régimen comunista totalitario en la Berlín de la Guerra Fría
  18. JFK (Oliver Stone, Estados Unidos) – Propuesta investigativa de la participación de poderes políticos en el asesinato de JFK
  19. También la Lluvia (Icíar Bollaín, España) – Un equipo de filmación español rueda en territorio boliviano un filme sobre la conquista mientras el pueblo se rebela contra una multinacional
  20. Tráfico (Steven Soderbergh, Estados Unidos) – Las complicidades transnacionales y redes de prebendas del narcotráfico
  21. Network (Sydney Lumet, Estados Unidos) – Excesos de poder y fragilidades de un imperio mediático
  22. El Divo (Paolo Sorrentino, Italia) – Lúcida narración de la vida del maquiavélico político italiano Giulio Andreotti
  23. Persépolis (Paronnaud y Satrapi, Francia) – Reflexión intimista de la vida en el exilio de una adolescente luego de crecer en el régimen iraní
  24. La Vida de Harvey Milk (Gus Van Sant, Estados Unidos) – Los profundos prejuicios sociales y la lucha por la reivindicación política de los homosexuales
  25. Machuca (Andrés Wood, Chile) – El Golpe de Estado contra Salvador Allende percibido desde la perspectiva de un niño de familia proletaria
  26. El Jardinero Fiel (Fernando Meirelles, Estados Unidos) – Una compleja red de corrupción política y privada se esconde detrás de una tragedia personal
  27. Lincoln (Steven Spielberg, Estados Unidos) – Minuciosa recreación del proceso de negociación política que resultó en la abolición de la esclavitud en Estados Unidos
  28. Los Cien Pasos (Marco Giordana, Italia) – Historia real de un joven revolucionario enfrentado a la mafia siciliana
  29. El Último Rey de Escocia (Kevin McDonald, Reino Unido) – Un idealista doctor se ve atrapado dentro de una brutal dictadura en Uganda
  30. No (Pedro Larraín, Chile) – Un ejecutivo publicitario desarrolla una innovadora campaña para vencer a Pinochet en el Referendo de 1988
  31. Sophie Scholl: Los Ultimos Días (Marc Rothemund, Alemania) – Plasma con veracidad histórica uno de los símbolos de la resistencia alemana al nazismo
  32. In the Loop (Armando Ianucci, Reino Unido) – De las pocas comedias que logra un balance entre el certero análisis político y el humor desvergonzado
  33. Viva Zapata! (Elia Kazan, Estados Unidos) – Marlon Brando encarna al líder revolucionario mexicano en una biografía fílmica de alto calibre
  34. El Año en que mis Padres se Fueron de Vacaciones (Cao Hamburger, Brasil) –Sensible historia sobre un niño que espera a sus padres revolucionarios en el momento en que inicia tanto el mundial de futbol como una dictadura
  35. La Cortina de Humo (Barri Levinson, Estados Unidos) – complot político para fabricar una guerra y ocultar un escándalo sexual presidencial. Film profético en el cual durante su producción surgió el escándalo Clinton-Lewinsky y se amenazó invadir Irak… la realidad copiando la ficción?

Fuente: United Explanations

 

Fuente:  http://blog.marketingpoliticoenlared.com/2014/04/17/50-peliculas-para-despertar-nuestra-conciencia-politica/

La cara oculta de los ministros del PP

                        “La cara oculta de los ministros del PP”

 

En España ha habido hace 10 meses elecciones generales y después de ganar el partido conservador de España,  llamado Partido Popular, el nuevo presidente Mariano Rajoy nombró a unos ministros… que dan miedo.

Lo que pocos medios de comunicación explican es quienes son realmente estas personas y el motivo del nombramiento. A algunos les parecerá que la siguiente lista es una broma, pero por desgracia es completamente real.

  • Luis de Guindos haciendo amigos

    Luis de Guindos: Ministro de Economía y Competitividad. Aunque parezca increíble, este señor Presidía en España y Portugal el banco Lehman Brothers (el banco que quebró y desató esta crisis en la que estamos metidos). Quizás por esto no están en prisión, a los responsables de la crisis les hicieron ministros. Con la quiebra de la empresa que presidia Luis de Guindos, provocó un agujero de 2.600 millones de euros en España.  Según sus palabras, pretende acabar con la negociación colectiva en España, además, pretende que el Estado asuma los tóxicos de las finanzas inmobiliarias para “sanear” el sistema (es decir, que paguemos los ciudadanos sus chapuzas en la banca). De Guindos participó apenas unas horas después de la victoria del PP en un seminario de la fundación FAES en la que se dijeron cosas como: “El Estado es el problema”; “hay que vender las empresas públicas, rebajar los costes de despido, eliminar todas las agencias públicas”. “Hay que cambiar el sistema de financiación de las pensiones e introducir libertad de mercado en un grado mucho mayor que el actual en la economía”. Según dicen en la web Rebelión, en la actualidad es el director del Instituto de Empresa y también al Consejo de Administración de Endesa, del Consejo de Administración de Unedisa (editora de El Mundo y Expansión) y Banco Mare Nostrum (BMN, encabezado por la antigua Caja Murcia)

  • Pedro Morenés, pensando en misiles.

    Pedro Morenés: Ministro de Defensa. Persona muy religiosa y cercana al Opus Dei (fuente: Eskup.com-El País). Un mes antes de las elecciones generales en España, era traficante (legal) de armas y presidente en España de la empresa panaeuropea MBDA que fabrica misiles, también era consejero de una empresa llamada Segur Ibérica, la empresa de seguridad que defiende a los modernos pescadores españoles que acabaron con el pescado de los pescadores tradicionales somalies y a causa de ello se hicieron piratas. Curiosamente estas dos empresas que presidía, proveen el armamento a las Fuerzas Armadas españolas (el ministerio que él preside ahora). Esto es de locos, hacerse jefe de su principal cliente para poder comprar con dinero público más “juguetes” a su ex empresa. También fue consejero y representante de la empresa armamentística española llamada Instalaza S.A.  Según The New York Times, una de sus empresas fue la que vendió bombas racimo a Gadafi en 2008, que después este utilizó para masacrar a la población libia.

  • Arias Cañete, hablando a su mano.

    Arias Cañete: Ministro de Medio Ambiente y Agricultura. Trabajó como abogado del estado en la época franquista, hasta 1978 que se dedicó a la política. Especialista en meter la pata, defendió que el trasvase del Ebro se haría “por huevos”, defendió comer chuletones en plena crisis de las vacas locas, defendió la integración de los inmigrantes diciendo que no sabían ni servir mesas en los restaurantes, o que si las urgencias estaban colapsadas no era por falta de presupuesto, sino por culpa de estos emigrantes. Una persona con siete vehículos y con participaciones millonarias en petroleras (más de 325.000 Euros). Recibió 43.122 Euros en dividendos de petrolífera Ducar (un ministro de medio ambiente cobrando de una petrolera, increíble), Mafre, BBVA y  Santander.

  • Cristóbal Montoro, aprobando recortes.

    Cristóbal Montoro: Ministro de Hacienda y Administraciones públicas español. Es el máximo responsable que en España se bajen los sueldos (él lo llama “contención salarial”), se promuevan leyes para despedir tranquilamente (él lo llama “flexibilidad laboral”) y destruyan los derechos laborales adquiridos en los últimos 100 años. En julio del 2012, apareció la noticia que cobra 1823 Euros por dietas y manutención (lo cobran los diputados que viven fuera de Madrid), el problema es que él tiene 3 pisos en Madrid. Fue asesor de una empresa líder en energías renovables llamada Abengoa y hace poco ha conseguido subvenciones para Abengoa de 7.000 millones de Euros al año. El asunto fue tan descarado que el Ministro de Industria (mira quien habla), durante un consejo de ministros acusó a Montoro de favorecer descaradamente a su antigua empresa.

  • Jorge Fernández Díaz, rezando.

    Jorge Fernández Díaz: Ministro del Interior. Una persona muy religiosa y miembro supernumerario del Opus Dei (fuente: ABCEskup.com-El País). Para que se entienda un poco mejor su mentalidad, este señor piensa que se debería equiparar el Valle de los Caídos con el cementerio de la Playa de Normandía (recordamos que el Valle de los Caídos es donde el dictador Francisco Franco hizo un monstruoso monumento a él mismo y su futura tumba,  y utilizó como mano de obra a esclavos, provenientes del bando que perdió la Guerra Civil española).

  • Ana Mato, la matadora de sanidad.

    Ana Mato: Ministra de Sanidad. Está relacionada con la secta Opus Dei (fuente: Eskup.com-El País) y super amiga de José María Aznar. En 2008 dijo en una entrevista a Punto Radio que “los niños andaluces son prácticamente analfabetos“. En 2011 volvió a la carga con sus manipulaciones y dijo que “los niños andaluces impartían las clases en el suelo” enseñando una foto en la que la maestra les estaba contando un cuento a los alumnos, y para hacerlo se sentaron todos en el suelo.  Debe 196.000 euros de dos préstamos bancarios con el BBVA. Entre sus principales objetivos no está que la sanidad sea realmente pública, sino cambiar la “ley del aborto”, prohibir la investigación con células madre (las que podrían ayudar por ejemplo, que algunos discapacitados se recuperasen)  y quitar la “ley de la dependencia” (son ayudas económicas -irrisorias- a quienes tengan personas a su cargo, por ejemplo discapacitados o ancianos con alzheimer). Su ex marido Jesús Sepúlveda, está relacionado con la trama Gürtel que le pagaban mensualmente, pero este dijo en el diario El Mundo, que ella no sabía nada, a pesar que tenían una cuenta bancaria conjunta que siguió activa tras la separación.

  • José Manuel García-Margallo, en plan Mussolini.

    José Manuel García-Margallo: Ministro de asuntos exteriores y muy próximo a la secta Opus Dei (fuente: aquiconfidencial). Fue uno de los fundadores del Partido Popular del 1976 (junto con Pio Cabanillas y José María de Areilza, ambos altos funcionarios franquistas) y luego del Centro Democrático que acabó transformándose en la UCD de Adolfo Suárez. Lo primero que hizo al llegar como ministro fue nombrar como embajadores y altos cargos a todos sus fieles amigos del PP.

  • Ana Pastor, cazando moscas con la boca.

    Ana Pastor: Ministra de Fomento. Una persona muy religiosa y simpatizante con la secta Opus Dei (fuente: genoveses) y obsesionada para que deroguen la ley del aborto. Pertenece a la Fundación FAES (el presidente es Aznar) y es muy amiga de Rajoy. En 1997 fue la madrina política de Javier Rodrigo de Santos, un ultra católico al que catapultó como delegado en Baleares y acabó siendo Concejal de Urbanismo en Palma de Mallorca por el PP. Quién no lo recuerde, este señor tan católico que odiaba a los gays y se negaba a casarlos, se gastó 50.804 Euros del dinero público en locales de prostitución masculina y está condenado también por abusos de menores.

     

  • José Manuel Soria, alias "el clon".

    José María Azn… perdón, José Manuel Soria: Ministro de Industria y Energía. Imputado en una trama de corrupción urbanística en Canarias y en cuatro escándalos de corrupción como los casos Faycan, Bango, Salmón y Eólico. Él fue el portavoz del gobierno en la defensa del cambio de ley sobre la elección del director de RTVE, con Zapatero el director se elegía por acuerdo entre tres quintas partes de la cámara de diputados, pero con esta nueva ley, el PP puede elegir a quien quiera con su mayoría absoluta (y es lo que han hecho, elegir a un fan del PP y destrozar la mejor televisión de España). Por otro lado, una de las primeras decisiones de J. Manuel Soria, fue prorrogar hasta 2019 la vida de la central nuclear de Garoña, cuando en teoría su máximo de vida era hasta el 2011. Recordemos que esta central nuclear de Garoña es exactamente del mismo modelo que la central nuclear japonesa de Fukushima, la misma cuyo reactor explotó en el año 2011.

  • J. Ignacio Wert, Ministro de Manipulación.

    J. Ignacio Wert: Ministro de Educación y cultura (y deportes). Es el experto en manipulación en el PP, cuando tienen un problema gordo él sabe como engañar a la gente para que desaparezca el problema. Sabe asesorar bien en estos temas, ya que ha trabajado en sitios tan dispares como de presidente de Demoscopia (instituto privado de encuestas), jefe de servicios de estudio en RTVE, profesor de sociología en la universidad, presidente de ESOMAR (investigadores de opinión y mercado), etc. Para tener una idea de su ideología, ha suprimido la asignatura llamada “Educación por la Ciudadanía” y ha favorecido que se financien colegios concertados de tipo religioso que en su mayoría pertenecen al Opus Dei. En esta labor no es ajena su pareja Edurne Uriarte. Adjunto al presidente del BBVA (Francisco González).

  • Fátima Bañez, la bella de España.

    Fátima Bañez: Ministro de Empleo. Cree firmemente que para generar empleo, hay que bajar los impuestos a las empresas (por ejemplo Telefónica, Endesa, etc). No sabemos si es también del Opus Dei, pero en junio del 2012 dijo que la “Virgen del Rocio ayudará a salir de la crisis” así que uno ya puede hacerse una idea de que pié calza. Desde luego como pretenda crear empleo rezando a la Virgen, vamos apañados.

Viendo el panorama podemos predecir que pasará en España, los bancos ganarán más poder del que ya tienen (léase Emilio Botín), entraremos en alguna guerra por cualquier excusa para comprar más armamento y al doble del precio normal, se promocionará la construcción de más nucleares, el trabajo se volverá más precario y temporal, se privatizará progresivamente la sanidad pública, se buscará la forma de criminalizar cualquier cosa “cultural” que no sea pagando, … ¿o quizás ya lo han hecho?

La guinda del pastel, el recién director de informativos de TVE (Televisión Española) Julio Somoano, era el presentador de los informativos de Tele Madrid, conocido por ser un informativo muy manipulado en beneficio del Partido Popular. Pues bien, hizo un master en la Universidad de Barcelona y presentó un trabajo final en el año 2005 que se titulaba “Estrategia de comunicación para el triunfo del Partido Popular en las próximas elecciones generales” y en el que explica con todo lujo de detalles como manipular la información para que el Partido Popular gane votos.

RECOMENDADO: Esta tesis del actual director de informativos de TVE  Julio Somoano (en PDF) es increíble, recomendamos fervientemente su lectura ya que es  un manual práctico de como tergiversar las cosas para que gane un partido político. Lo hemos encontrado en la web elplural.com donde también se hace un resumen del mismo. Es para ponerse los pelos de punta.

El Poder y los futbolistas de élite

“El Poder y los futbolistas de élite”

Antes de nada, no pretendo que estéis de acuerdo conmigo.

Te sientas catalán, vasco, gallego, español, europeo, ciudadano del mundo, me da igual, que seas de Barça, del Madrid o del Athletic…son sentimientos que respeto mucho pero creo sinceramente que no está el patio para escondernos
tras ellos…
Se trata de que Ninguna Ley escrita por humanos, dioses o gurús mesiánicos puede tener el “Poder” de Joder tus sentimientos y tu Libertad individual.

Una Reflexión:
Por favor, hemos llegado a niveles del “Cuéntame”, cuando si había un televisor en el edificio, y una cadena de TV, la vecindad se reunía para verla NO-DO incluido. Cuando se hicieron de “pago” las emisiones de los partidos de fútbol “importantes” o no, se repitió otra vez la historia pero esta vez todos juntitos en los bares para ver a “artistas” del balón multimillonarios en pantalón corto. Genios del balón se cuentan por decenas hoy en día a lo mucho en todo el mundo. El resto de jugadores de las primeras divisiones son buenos deportistas y punto pero tienen nóminas para mantener como poco a 20 familias.
Los Sres. y Sras. de los Palcos manejan una parte del cotarro pero los que están detrás, invisibles y a veces no tanto, son los que con una llamada a su Broker de confianza y diciendo tan solo sí o no, hacen que mañana sus acciones puedan bajar “por mala suerte” en un 7%.

Resultado: Como la jugada no ha funcionado, vamos a escoger entre las empresitas del Holding, la empresa que esté más perjudicada y da igual que tenga “Marca” mundial, prestigio, antigüedad, Sindicatos, etc..
Maquillamos en 30 días la “doble” contabilidad para que si en pérdidas estaba… pongamos en un 29%, ahora resulta que está en un 70%…
Resultado: Prejubilaciones a saco a 20 días y un ERE por la cara…
¿Dónde está la auditoría? , ¿El Convenio Colectivo?..

Porque señores, no es una crítica al Fútbol como deporte. Yo nací con un balón en mis manos (mi padre había sido futbolista) y jugué al fútbol de adolescente con mi 1,92m y no precisamente de portero…

Esto es una crítica a los “currantes” del fútbol, sí a los jugadores que no articulan una frase subordinada…a ellos…les digo:
¿Sois humanos, vivís en este país también o sois de Marte?
No me puedo creer que no veáis lo que pasa en la calle, no me basta con que
abanderéis a Unicef de vez en cuando, eso es lo cómodo, eso es lo que hacen
los millonarios que viven en silencio. ¿De qué tenéis miedo?, ¿acaso os tienen prohibida vuestra libertad de expresión por contrato?, ¿acaso os van a recortar el sueldo si protestáis?, ¿Os dais cuenta de enorme Poder que tenéis?
Desde luego, los clubes os hacen firmar vuestro silencio público y si fuerais tan “osados” de hablar de algo mínimamente “político”, vuestros ingresos en publicidad se irían al garete…y lo sabéis muy bien.

Por eso y otras cosas, cuando me bombardean indiscriminadamente con el fútbol, me vienen a la cabeza todos los esfuerzos y batallas que se hecho en defensa de las libertades individuales y colectivas. No hace demasiado tiempo, los deportistas de élite, precisamente por esa situación de privilegio, tenían más coraje y valentía para decir simplemente lo que pensaban. Hay cientos de ejemplos en todo el mundo, desde el atletismo hasta el boxeo.
Creo que tristemente ahora, se han convertido en prostitutos/as con chulos sentados en los palcos…sólo que las trabajadoras del oficio más antiguo de mundo les ganan en Dignidad por goleada…

 

Esteban Vicente del Campo (NONTIE)

 

Croquetas de pollo (Cuento por Esteban Vicente del Campo)

Imagen

 

1
CROQUETAS DE POLLO
Érase una vez un bebé que fue dado en adopción. Cumplía diez meses un día de agosto, pudiera ser
septiembre, pues la fe de nacimiento era de dudosas fechas. Su madre genética había muerto sola y
soltera, en circunstancias de ésas en que la toxicidad de ciertas sustancias produjo que entrara en un
coma irreversible.
La suerte que aparece hasta en los lugares más recónditos, había tomado riendas en el asunto: dos
vecinas metomentodo ya habían advertido antes el estado de la difunta joven y con el altruismo,
seguramente discutible, llamaban a la puerta para hacerle ofrendas en forma de potitos “Nutribén”,
leche en polvo para el biberón y algunos purés de frutas pasados por el túrmix.
La joven, entre otras lindezas, había sido adicta a toda clase de pastillas venenosas, calmantes e
incluso a la maravillosa Fluoxetina (Prozac), sustancia que lamentablemente no le había brindado
ni la risa de unas sencillas cosquillas.
En un principio, el pequeño bebé, después de colgarse la medalla de la orfandad, fue trasladado a
un Centro de Servicios sociales. Con increíble suerte, el médico asignado para ese menester sólo
detectó una leve y ligera anemia infantil, no agravada gracias a los regalos de las antiguas vecinas
en forma de perlas alimenticias.
Pasaron unos días, veinte mil solicitudes con la criba pertinente y unas treinta y tantas entrevistas a
futuros padres adoptivos.
Al final, apareció la ficha perfecta: mujer, actualmente ama de casa, magistrada en excedencia y
marido, profesor de Ciencias naturales, prejubilado a los cincuenta y seis años y con exceso de
tiempo ocioso. Cabe decir que así como su mujer fue fértil hasta los cuarenta y siete, él se tuvo que
resignar a vivir con unos espermatozoides vagos, algo que como cabe suponer, le había creado no
pocas crisis de hombría viril que como afirman no pocos expertos en psicología dinámica, suelen
devenir en futuras manías y fobias diversas.
2
En su casa no había presencia de animales vivos, ni siquiera pececillos de esos pequeños y
anaranjados, con la salvedad de dos Homo sapiens escrupulosamente sanos y saludables que
regalaban vida al pequeño piso.
El matrimonio siguió los protocolos exhaustivos de las continuas visitas, a veces inoportunas, por
parte del Inspector de asuntos sociales, así como de los psicólogos clínicos cargados hasta el lomo
de las típicas baterías de tests y preguntas impertinentes para confirmar la no existencia de algún,
llamémosle clima, de deterioro en la pareja, así como de entrevistas individualizadas para saber el
porqué de la avidez de ambos por adoptar a un bebé tan pequeño, dada la madurez de sus edades.
Pasaron todas las pruebas necesarias y fueron dados como aptos para encargarse de la futura
maternidad y paternidad consiguiente.
La vivienda estaba impoluta, cosa que pasó de manera desapercibida, si acaso era merecedora de
un punto a favor en la consolidación de aptitudes. No era sólo limpia, permanecía limpia las
veinticuatro horas que tarda en girar la Tierra alrededor de sí misma.
Eran vegetarianos los dos, socios de Greenpeace y Adena. Lo que quizás habría que añadir es que
la agorafobia de la futura madre y el T.O.C. (transtorno obsesivo-compulsivo) del futuro padre
fueron ocultados habilidosamente y no vieron la luz nunca, tanto de manera escrita como verbal en
los informes finales del Centro de adopciones. Respecto a la limpieza excesiva, enfermiza, de la
vivienda, reservo al lector el saber quien era el encargado de tales tareas.
3
Con un gran esfuerzo, atenuado con ansiolíticos de amplio espectro por parte de la mujer y
conducidos por el inmaculado automóvil, mitad placa solar y energía eléctrica a base de Nitrógeno
líquido, se dispusieron a ir al Centro para arropar al futuro Niño “sapiens” de la casa. Al bebé le
pusieron de nombre: Moisés (el sacado del agua). Aunque no eran religiosos, más ateos que
agnósticos, pensaron que después de que los Servicios de urgencias médicas encontraran al niño en
una bañera con medio palmo de agua jabonosa y el grifo cerrado, podría ser un nombre más que
apropiado.
Tanto la madre como el padre ocultaban una pequeña faceta inusual. Durante el transcurso de bebé
a niño semi adolescente, el marido ex profesor y su letrada mujer e insufrible compañera de una
enciclopedia infantil de veinte tomos, serían los nuevos tutores legales, los nuevos padres, así como
los únicos e irremplazables eruditos maestros en materia del aprendizaje intelectual del ansiado
bebé, Moisés.
Como dije anteriormente, o creí insinuarlo, ambos eran contrarios a gatos, perros y pajarillos
enjaulados en pisos-prisión de cuarenta y pocos metros cuadrados. Aparte del recién papá, a la par
que biólogo y la estrenada mamá, en el pequeño pero suficiente habitáculo llamado vivienda, sólo
había un televisor, eso sí, en color, con una única cadena sintonizada de documentales sobre
animales no humanos. Coexistían dos vídeos, uno antiguo Beta y otro VHS, un DVD reproductor
de última generación y miles de películas de la saga Walt Disney, antes de que Pixar Productions,
Dreamworks (Spielberg) y Lucas Film se hicieran con el futuro en las nuevas tecnologías de
animación 3D con computadoras bestiales made in Silicon graphics.
Eso sí y sería interesante el apunte: las “pelis” en las que salían personajes humanos dibujados,
niños o adultos (recuerdo Toy Story y sus consiguientes secuelas), quedaban ocultas en unos
grandes armarios empotrados bajo llave en la minúscula habitación para invitados en la que jamás,
ningún extraño, cruzó la entrada ni tan sólo con miradas discretas o indiscretas.
4
El cochecito del bebé y un muñeco japonés fabricado con una novedosa silicona y párpados
siempre caídos para simular el sueño profundo, unos días atrás fueron comprados por el padre a
través de Internet desde un locutorio regentado por unos amables caballeros doctos en religión
musulmana o hindú, a pocas manzanas o “cuadras” de edificios cercanos a su habitual residencia,
también construida con el enladrillado típico al que solemos llamar: urbano o urbanita.
El pago se realizó sin tarjetas American Express, Visa y demás; el pago se efectuó contra
reembolso, gastos de mensajería incluidos.
La mamá cocinaba lo comprado por su marido y apenas podía atravesar medio metro más allá de la
puerta de entrada al departamento. El papá paseaba por el barrio el cochecito con el supuesto bebé
de plástico fino, en un alarde de padrazo distante, quizás más propio de algunos personajes de la
basta obra y muchas veces criticada por cursi, con lo que por supuesto y para nada estoy de
acuerdo de mi idolatrado Tennesse Williams. Que me disculpen los leídos y demás intelectuales de
algunas sectas llamadas literarias…
Siempre se acercaba la típica mujer menopáusica que pensaba que haber engendrado y parido tan
sólo a cinco hijos, como mínimo podría ser una de esas injusticias tan injustas que nuestro Señor
Jesucristo le había regalado.
Papá biólogo, pero papá, era suculento en excusas para no dejar que tocaran al muñeco
“asiliconado” de manitas, minúsculos pies y tez perfectas. Solía espetar la recomendación de un
amigo doctor pediatra sobre las maldades de despertar a un bebé cuando se encontraba en ese sueño
paradisíaco de sus tres o cuatro fases REM (Movimiento rápido ocular).
5
Huelga decir que esto formaba parte de su vasto e infinito cúmulo de fabulaciones e invenciones
que en un tiempo lejano le fueron de utilidad y ciertamente, le rendían provechosamente en tiempos
presentes.
La familia fue cambiando continuamente de residencia cada nueve meses a la vez que de
Comunidad Autónoma, cosa la cual hizo bailar el papeleo y las designaciones de los nuevos
psicólogos y asistentes sociales. Como ya sabemos de los diferentes niveles en materia de
competencias entre Comunidades, eso no hizo más que evitar que Moisés no fuera visitado en casa
salvo en alguna contada ocasión. Acudió un joven psicoterapeuta por un tiempo no superior a
veinte minutos y un cuestionario de también veinte preguntas sencillas que contestaron los padres.
Moisés, curiosamente se encontraba echando una siesta de tarde y no fue despertado.
El niño fue creciendo y creciendo hasta que empezó a apuntar maneras de un cierto andar propio
de los bípedos. Fue entonces cuando el matrimonio inició la mudanza a una pequeña casita
individual, lejos de la ciudad y con un amplio jardín de verde césped, rodeada de altos setos
exteriores, a modo de valla protectora para intrusos con forma humana y demás fauna perruna y
gatuna.
En el interior del hermoso y a la vez sobrio jardín, existían una gran variedad de árboles frutales
que se disputaban de una manera más o menos arbitraria el terreno.
No es necesario decir que la pareja era terriblemente parca en relaciones sociales y eso les había
convertido en algo muy próximo a esos ermitaños y ermitañas silenciosas que habitan en algunos
conventos medievales de clausura.
Las enseñanzas profesolares en ciencias matemáticas, algún que otro libro tipo “Cabaña del tío
Tom” y la educación de mesa, protocolo y aseo exquisita de su madre, había zanjado ya la etapa de
solitud solitaria a la que sus papás le habían tenido acostumbrado, o condenado…
6
Ya era hora de que empezara el nuevo camino labrado por sus padres: el internamiento en un
colegio especial para niños autistas y de escasas o nulas palabras.
En la entrada al, llamémosle “colegio”, sellaron la despedida del semi adolescente con un apretón
ligero de manos, con papá y mamá, sin ese abrazo cariñoso al que cualquier infante o adulto
hubiese añadido un mínimo de afecto.
Esas despedidas eran más propias de los cuentos infantiles sobre príncipes y princesas o de las
cumbres mundiales sobre el cambio climático, ésas en las que la mayoría de embajadores y
diplomáticos presentes asienten con la cabeza mientras su mente se haya revoloteando por los
páramos de la mentira, digamos demagogia, si queremos ser más justos.
El colegio especial no era precisamente un Centro de Investigación, Desarrollo e Innovación, ni
siquiera se acercaba a aquellos Institutos científicos, casi siempre de índole privada, donde no falta
una honda piscina con inteligentes delfines que consiguen, no pocas veces, extrañas
comunicaciones y avances con niños genéticamente condenados al Síndrome de Down o con
chiquillos “burbuja”, psicológicamente inmersos en un perenne autismo.
Era un simple y ordinario internado de los que por desgracia aún subsisten en el maravilloso y
globalizado Occidente del siglo XXI, para niños provistos de infames padres a los que sí habría que
internar, con rejas de acero y barrotes de hierro colado.
Al nuevo inquilino, Moisés, le fueron suministradas unas prendas uniformadas de tonos azulados,
se supone que para evitar todo lo posible cualquier gesto de inquina o envidia infantil, propia del
treinta y tres por ciento de los infantes a esas cortas edades, y me quedo corto.
7
En el primer contacto humano con la psicóloga jefe del Centro, Moisés ya advirtió que no era tan
alta como su madre adoptiva, de hecho no se le parecía en nada ni fisiognómicamente ni en las
dulces y cálidas preguntas que eran dirigidas hacia él.
Nunca había hablado con nadie, mayores, niños o niñas exceptuando por supuesto a sus ya
alejados papás. Marta, la psicóloga jefe, no logró sacarle ni tan sólo un vocablo a Moisés y en el
intento de pedirle su mano para acompañarle a su momentánea y sellada habitación, aseo incluido,
Moisés únicamente le brindó un corto y blando apretón de manos a modo de saludo, tal y como le
habían enseñado los artificiales propietarios de su Libro de Familia.
A modo de celda carcelaria u hospital para asesinos dementes peligrosos, le traían la comida en
bandejas de plástico blanquecino, tenedor, cuchara, cuchillo, vasito y cucharilla para el postre de
idéntico material reciclable e idéntica gama de color.
En una primera visita a su sellada habitación, Moisés no hizo más que asustarse al ver a un auxiliar
clínico, enorme, de casi dos metros, cubano, de tez morena, sombreada por algunos genes de sus
ancestros. Al principio, Moisés trató de esconderse sin éxito en uno de los rincones de la cama. Sus
ojos almendrados tornáronse lunas llenas. A los tres minutos, para ser exactos, se tranquilizó al oír
con un acento español extraño las palabras de ese gigante: ¡No te asustes chaval!, aquí te vamos a
cuidar bien, si necesitas alguna cosa, presionas el botón rojo que tienes a la derecha de tu almohada
y acudiremos de inmediato a tu llamada.
Moisés, aún sobresaltado por la incursión a su pequeño habitáculo, cogió la bandeja y emprendió
la ardua tarea de su primera toma alimenticia en un lugar en el que por primera vez, sus papás no
estaban presentes.
8
Entre una de las curiosas ocurrencias o experimentos que la Directora del Centro, conjuntamente
con el exiguo grupo de psiquiatras, psicólogos y perdónenme no mencionar la ayuda inestimable de
Charles, un joven logopeda en prácticas (su nombre de pila no ayudaba para el caso), idearon
felizmente un sistema, totalmente nefasto, al menos eso creo yo, de aislar a los niños inquilinos que
entraban en el colegio por primera vez.
El método consistía en aislarlos a modo de calabozo en habitaciones selladas sólo al alcance de los
auxiliares clínicos y enfermeras que entraban para servir las comidas y cuidar del meticuloso aseo
personal de los críos, con el riguroso horario establecido.
Pasados dos días y si no había acontecido ningún percance extraordinario, el niño interno iba
pasando a habitaciones para dos niños y dos camas. Luego niño y niña en la misma habitación, eso
sí, también en dos camas individuales, cosa que no sólo a Moisés, le había producido más de un
sonrojo al despojarse incluso dentro del baño, del atuendo de algodón azul, para embaucarse en esa
prenda llamada “pijama”, más densa pero también de tonos azulados, por supuesto.
Pasados ocho días terrestres, las habitaciones de las que eran prisioneros iban agrandádose y eran
ocupadas por tres, cuatro niños y así hasta un máximo de cinco chiquillos con idéntico número de
camas individuales y botón rojo para emergencias al alcance de un estirón de brazo, situado como
era habitual en el extremo derecho de la almohada del camastro.
Los chiquillos, en la habitada habitación, a duras penas mantenían su mirada por más tiempo que
dos segundos de realidad relativista. Se apartaban unos de otros en sus camas o en algún rincón de
la soledad del que sabe que aún no estando solo, está solo.
Las visitas de familiares o amigos dignos de tales honorables vocablos, ya por desgracia en desuso,
sea por pereza, vagancia o por el hecho de que en cualquier época de regresión económica o moral,
9
todos tendemos inevitablemente a ser Yo, mí, me, conmigo y si sobra algo, lo amarro fuertemente,
eran escasas…
Como trataba de explicar, las visitas eran los martes y jueves, de cuatro a siete de la tarde, sábados,
domingos y demás festivos con un horario permisivo de diez a veinte horas, salvando el almuerzo o
comida inquebrantable de las trece horas, manecilla pequeña a 30º Este del viejo reloj de maderas
nobles, roble barnizado, enmarcado en una de las paredes maestras de la salita para visitantes
ocasionales o no ocasionales.
La cena se inauguraba a las diecinueve horas del mismo día. Las peticiones se transmitían por las
enfermeras y enfermeros por medio de un viejo y oxidado altavoz, Apellidos, Nombre y por ese
orden para la ingesta medicamentosa de una, dos, tres u ocho grageas multicolores prescritas por la
médico psiquiatra asignada a cada niño, Muy de vez en cuando esas voces metálicas constituían
algún que otro ataque de rebeldía infantil con la que los enfermos mentales, infantes o adultos
hemos habitualmente coincidido en no pocas ocasiones.
Entre semana, el espacioso aparcamiento para visitantes ocasionales era precisamente eso, un
aparcamiento ocasional y horriblemente espacioso. Los sábados, domingos y festivos concurrían
algunos automóviles de fabricación curiosamente alemana que estacionaban distantes unos de
otros, como si de una extraña alergia primaveral se tratara, de ésas que perduran todo el año y que
separaraba temerosamente a los ocupantes de dichos vehículos.
Algunos de los escasos papás y mamás aparecían juntos para acercarse a sus hijos engendrados
genéticamente o no, para superar el metro de distancia entre ellos y no digamos el hecho de un casi
imposible contacto físico. Los psicólogos del Centro les explicaban con la habilidad de un político
o ex embajador ya entrado en años sobre los progresos de sus chicos. Por qué no comentar que en
la mayoría de las ocasiones, aparecía solo el papá con la eterna excusa de que una oportuna y
10
dolorosa migraña había impedido la visita de su mujer. También se daba el caso de que viniera sola
la mamá al colegio, digamos por enésima vez, para ser más exactos, al Centro, aduciendo que su
marido hubiera preferido un niño razonablemente sano, abogado o ingeniero de
telecomunicaciones.
Este sistema, llamémosle “novedoso” y aletargado en mi estrecha y pedante opinión, debía optar
por las dos obligadas semanas, domingos y festivos incluidos, donde ya entonces pasaban a la Sala
Grande, de hecho así la llamaban…
En dicha sala concurrían más de treinta infantes aparentemente libres. La sala de recreos
variopintos, juegos de mesa, bolas y cubos de espuma con letras y dibujitos eran o debían ser una
atracción a sus distantes miradas. A ello se le unían las visitas concertadas de esos familiares a los
que me he referido antes por su ausencia. De hecho, la Sala Grande, era un espacioso espacio
espacial, ínfimamente habitado.
En dicha estancia, los niños, unos con mayor o menor edad que otros, sería otro tema muy
discutible, hacían el intento de un cruce de miradas aparentemente vacías, seguramente repletas de
preguntas que los “adultos”, con el tiempo, hemos hecho de esto un particular e intransferible
misterio. Ese arma de la que nosotros los “adultos”, nos servimos y sellamos con hipócritas y
sentidos silencios en reuniones de trabajo, negociaciones con el patrono por un aumento de sueldo,
bodas, bautizos y algún que otro funeral en el que algún amigo o familiar se había convertido por
un día en víctima o héroe a la llegada en la que algunos, no yo, lo llaman: Cielo u “Otro Mundo”
Quizá no me atreví tiempo atrás a visitar ese “Otro Mundo” tras la ingesta de innumerables
pastillas para conocer el “coma”, “mi coma”, que decidí voluntariamente y seguramente fruto del
carbonato administrado en urgencias a mi sufrido estómago. Quizá, mi cobardía o escasa fe en
túneles de brillante luz con un Ángel redentor, un afectuoso Dios o una Ninfa atrapada por su
desnuda belleza en unas sedas blancas transparentes, todos ellos aguardando mi travesía en ese
largo e insinuante túnel de luz, no consiguieron darme el valor de hacer ese “coma irreversible”.
11
Pudiera ser dentro de mi falsa modestia, una excusa para ahorrar un poco de tiempo al triste
médico forense que sólo ansiaba llegar a su casa lo antes posible para besar a sus hijos y acariciar la
mejilla a su paciente mujer y compañera de viajes…
Los papás de Moisés no hicieron ni tan siquiera una sombra en el sombrío aparcamiento del
“colegio”. Volvieron a mudarse a la ciudad, un nuevo departamento, otros teléfonos, DNI,
Pasaportes, otras cuentas bancarias (en el extranjero, en Suiza y no por casualidad) y números de la
Seguridad Social a cambio de una suma no muy superior a cinco mil euros. Ese trabajo artesanal en
tiempos de guerra fue sustituido por la llegada novedosa de las impresoras Láser en color,
Photoshop incluido, que abaratarían considerablemente los emolumentos clandestinos.
De la venta, compra y recompra, posventas y demás, obtuvieron beneficios suficientes como para
renunciar a sus antiguas pensiones y excedencias estatales. En definitiva, sus pensiones y
prejubilaciones acababan en cheques huérfanos de cobro y cartas certificadas con acuse de recibo
de la Hacienda pública que se volatilizaron como la servilleta de un bar a la que prendemos fuego,
para sentirnos por un instante que somos un Ave Fénix que nos trasciende o nos echa ese abrazo
invisible con el que hemos soñado en nuestra escasa existencia.
Moisés, en la Sala Grande, la de las visitas ausentes, inútiles juegos e insoportable altavoz repleto
de telarañas, en demasiadas ocasiones demandaba la ingesta de esa crueldad de fármacos de última
generación, por supuesto alimentada por las grandes multinacionales farmacéuticas que sirviéndose
de químicos y biólogos en último curso de carrera universitaria, y apenas coste económico para
ellas, las “Multis”. Eso sí, los nuevos y novedosos fármacos jamás se expedían, expidieron y
expedirán de manera gratuita.
12
Pero volvamos al tema en cuestión, a Moisés y su reclutamiento involuntario en la llamada Sala
Grande.
Creo firmemente haberme dejado llevar por una ira y espíritu histriónico sobre infinitas e injustas
injusticias que no me han dejado conciliar el sueño profundo en mis noches de perpetuo insomnio;
por supuesto, no somos ni seremos pocos (quizá debería excluirme) a los que les cuelgo la medalla
de la más bella y hermosa sensatez humana a la que denominamos vulgarmente: sentido común.
Moisés nunca fue un aprendiz de eso que llamamos calor humano, que se desea y se debería desear
de cualquier amiguito, mentor, tutor, padre o madre; Ese calor que hasta una roca de granito puede
manifestar al quebrarse cuando una de las lluvias de granizo, casi nieve polar, penetra en su duro
corazón para más tarde dar paso a una estampida de grises nubes y al nuevo reinado del Rey Sol.
Él observaba al resto de compañeros de su prisión incondicional. A veces, con algunos niños
insistía en su casi ya famoso suave apretón de manos, pero ese insignificante motivo era el
detonante de provocaciones, rechazos y gritos inmediatos, sobretodo en los chiquillos con los que
ese Autismo se había revelado consciente o inconscientemente en ellos de una manera injustamente
severa.
Todo empezó con una croqueta de pollo, en el comedor de la Sala Grande. En su bandejita de
plástico, Moisés fue amontonando las tres croquetas de pollo, una a lado de la otra y a modo de
pirámide, ladrillo a ladrillo y cómo cúspide final, la tercera croqueta. Pasados unos días que como
sabemos, a veces suelen ser interminables, se acercó una niña y colocó una de sus croquetas
justamente al lado de las de Moisés. Sin comer esas dos restantes croquetas, acabó uniéndolas a su
bandejita de plástico, a la locuaz y simbólica pirámide.
13
El castillo de croquetas se fue haciendo poco a poco alto y grande, con la sorpresa sorpresiva que
embargaba a Moisés cuando veía con rostro atónito que los demás infantes semi adolescentes
depositaban sus tres croquetas de forma ordenada, una a una y uno a uno en su pequeño intento de
crear una mínima comunicación entre ellos.
De hecho, se hizo el castillo tan enorme que nadie recordaba ya dónde había depositado las
croquetas, sus croquetas. Ese pequeño gesto e importante a la vez, el hecho de que fueran
recogiendo las croquetas una a una, uno a uno indistintamente y sin el típico ¡ésta era mía, y no la
toques!, causó a Moisés una pregunta con respuestas a las que él por supuesto, ya había respondido.
No cabe decir que enfermeras y auxiliares clínicas observaban esa pequeña proeza tras los cristales
blindados a los que les tenían acostumbrados.
En un alarde de atrevida humanidad, Lourdes, una enfermera en prácticas, logró que la maravillosa
cocinera, gorda y sobrada de un gozo de simpatía del que siempre careció ni fue iluminado Moisés,
se dispuso a amasar, cocinar y freír croquetas pero esta vez de pollo, bacalao, diversas verduras y
carnes vacunas.
Los días de almuerzo, comidas y cenas provistas de ese superfluo añadido “croquetil”, como suele
pasar en los postres, no eran necesarios en la ingesta de una persona humana, seguramente no tanto
como las alubias, menestras, cazón, merluza frita, al vapor o deliciosas y estofadas carnes con
aderezo de patatas al horno.
La verdad es que no eran tan habituales en los siete días de una semana. Croquetas: los lunes,
miércoles y viernes en esa cena de las diecinueve horas, más o menos nocturna, dejémoslo así…
14
Eran cerca de treinta y seis niños y niñas en la Sala Grande. Durante una semana continuó lo que
sería una especie de gran comuna “hippy” o litúrgica pero ante todo, pacífica…Todos depositaban
sus croquetas para construir la gran pirámide menos uno de ellos: David, que se empeñaba en
seguir pegado a una de esas esquinas del comedor y salita de escasas visitas, la Sala Grande.
Un día de diciembre cercano a las fiestas paganas o religiosamente cristianas que algunos suelen
profesar, Moisés se alzó con el puño en alto y exclamó: ¡Yo a partir de ahora no voy a ser el
iniciante en la pirámide de croquetas!, ¡ya no más!.
Salvando a algún que otro chiquillo, la mayoría comenzaron a gritar y darse cabezazos en las
paredes. Moisés no había hablado, había gritado, en definitivas cuentas: Había dicho…
David, el más insociable, por no decir otra cosa, se alzó y adelantándose unos cortos pasos, se
dispuso a colocar la primera croqueta en la bandeja de plástico.
Todos sabían que el primero en empezar, sería el último en recoger esa definitiva croqueta que
dejaría huérfano por un día el hermoso castillo. A continuación, los demás niños callaron y
prosiguieron la gesta que David, por un día había emprendido.
Pasó un día y Moisés volvió a preguntar quién sería el primero. Ese día nadie y por primera vez,
nadie gritó ni se acobardó, todos se miraron entre sí, algunos giraban y alzaban la cabeza
vagamente, otros girándola oblicuamente semicaída, con los esforzados tics propios de una
inevitable mala sincronización, si acaso de una carestía en fijar la atención en un único punto.
Nadie hacía aparentemente nada, algo misterioso y espiritual había hecho que los demás niños se
dieran cuenta de quién era “el más necesitado de ese día” para ser “el iniciador” de la famosa
pirámide “croquetil”.
15
Era un treinta y uno de Diciembre. Enfermeras, auxiliares y hasta la Jefe del Centro o “colegio”
tuvieron ciertas dudas de conciencia respecto a los avances casuales que habían ocurrido en estas
últimas semanas. Todos o casi todos eran poseedores de una familia que les esperaba en casa el
Año Nuevo, ¿qué más puedo decir?.
No apareció ni un puñetero visitante o familiar en el citado y espacioso aparcamiento. Charles, el
logopeda fantástico decidió quedarse en el Centro. Pidió el oportuno permiso para que en la Sala
Grande se colgaran globos de colores, serpentinas y se repartieran caramelos y adornos navideños,
hasta incluso algún que otro chisme de suave papel y sonido estridente al que llaman “espanta
suegras”.
No suficiente con eso, bajó a ver a la maravillosa cocinera. Ella siempre había cuidado de la
intolerancia a la lactosa que sufría Moisés.
Charles le suplicó unos minutos de su escaso tiempo libre para que antes de que marchara con su
familia, preparase doce uvas (sin semillas o pipos) para cada uno de los niños de la gran Sala
Grande.
Creo no equivocarme pero también trajo un viejo televisor de catorce pulgadas para escuchar la
retransmisión de las famosas Campanadas de Fin de Año en la Puerta del Sol de Madrid.
Esta noche, los médicos y el resto del personal sanitario, observaban absortos, tras las últimas
semanas, cómo los niños jugaban, se tocaban entre ellos, incluso hasta se abrazaban de vez en
cuando con sus miradas perdidas. No gritaban, no se apartaban miedosos unos de otros,
simplemente: se comunicaban…
Eran niños, extraños, enfermos que jugaban, sólo jugaban. Niños que como el resto de los cientos
millones de críos del mundo, jugaban…
Por suerte o desgracia, ese resto del planeta Tierra de niños no había tenido la suerte o desgracia de
visitar nunca ese, llamémosle: “colegio”
16
Esa noche tan especial, no estaban las croquetas en el menú de Fin de Año.
Yolanda Sánchez, la Jefa directora del centro y de la que no pocas veces he recordado su nombre,
no se marchó, supongo que con excusas a su marido por temas clínicos de extrema urgencia.
Enfermeras, auxiliares, psicólogos y Charles con su televisor antiguo, intentando sintonizar la
primera cadena de RTVE, se unieron a los treinta y pico niños de la Gran Sala, que por cierto ya no
resultaba tan espaciosa como antes…
Los críos tenían en sus pequeñas manos las doce uvas dentro de una bolsita transparente de
celofán, así como la bandejita de plástico blanquecino.
Restaban diez minutos y David, el loco autista de las esquinas sombreadas se acercó lentamente a
Yolanda, la Jefa directora y cogiendo su mano, le regaló una de sus doce uvas para que ella fuera la
primera en colocarla en la bandejita de plástico para dar comienzo a un nuevo castillo.
Ahora en el siglo XXI, he de decir que ya había dejado de ser altruista, si no hubiera creído en el
pequeño y gran “Poder” de una pequeña e insignificante Croqueta de pollo…
Me viene a la memoria un poema que escribí hace años sobre el paso de niño a hombre y de
hombre a niño:
“Niño”
17
“Niño”
Vivo bajo un cielo repleto
de calabazas, amontonadas
tamaño y colores infinitos
distintos…
Un niño tira de mi capa
como si de un cordel
se tratara
inclino mi cara hacia él
me mira expectante
no sé si con prisas
pero no deja de tirar…
Al preguntarle el porqué
señala con su pequeño dedo
al cielo…
Sigue tirando y tirando…
Caen las calabazas suavemente
rodeándonos a ambos
se rompen y se abren
maduras y dulces
puro azúcar y mermeladas
el niño ya ha dejado de tirar,
de mí…
el niño se ha marchado.

 

¡ Soy Padre ! uno de mis poemas imposibles

“Soy padre”

De lo alto,
de lo más alto
hacia donde mis ojos llorosos
se atreven a alcanzar con su mirada…
se abalanzan en el caos dos testículos
en pura caída libre…
esquivos y temblorosos, casi huecos

Les pierdo el rastro en algodones
entre dóciles nubes…
allí se me esconden aquellos dos,
testículos…

Con sorpresa para mis lentos latidos
resurge de la nada
¡la bola mágica!
una masa entre líquida y carnosa…
Sigue bajando, se sigue acercando
¡salvando rayos de luz, cruzando lluvias
en un antojo, en una rabia a la vida!

Ahora me siento regado de aguas amorosas
posadas en mis doscientas setenta
pestañas…
Yo sigo esperando la caída…
atrapado esta vez
en una cuerda extraña
que me atrapa a la tierra, a mi vida…
La masa extraña sigue bajando
se torna grande y más grande
en mis córneas, pupilas
y demás cristales…
La cuerda extraña me sigue atando
¡es un cordón ansiado, rosado, rizado!
¡me sigue atando!

La masa extraña cae sobre mí
y dentro, como escondido
hay un niño sin apenas formas
pero es un niño…

Mi cordón atado, ansiado, esclavo
ha desaparecido…
No me siento atado a nada
ni tan siquiera al aire
no respiro
no sorbo nada…
sólo siento agua y suavidad
pero de repente…
en una embestida bestial
empiezo a respirar…
¡Creo ser yo!
creo que soy…
¡Soy mi Hijo!

(c)Esteban Vicente del Campo